miércoles, 13 de marzo de 2013

Universidades y la opción autodidacta #etmooc

Quiero compartir algunas reflexiones y en lo fundamental el video que cierra este posteo, que surgió en el hilo de las conversaciones del MOOC (Massive Online Open Course) de Educación y Tecnología en que participo, ETMOOC.

Los servicios que entregan las universidades, pareciera que van a explotar en mil pedazos, atendidos cada uno de ellos de multitud de maneras. Disgregación del servicio, lo llama el autor David Wiley.

Está claro que los contenidos se están haciendo accesibles gratuitamente a través de la red, incluso por acciones de las mismas instituciones universitarias o de sus académicos, en instituciones como MIT OpenCourseWare, Udacity y Coursera, entre otros, de donde en la actualidad yo sigo dos cursos, uno de Historia Universal de la universidad de Virginia y otro de Historia de Internet, de la universidad de Michigan, con los siguientes profesores, de los que puedo saber su calificación a través del sitio RateMyProffesors así: Philip Zelikow y Charles Severance.

Me gustó la tabla siguiente, porque ilustra los grandes cambios que la revolución tecnológica de lo digital y las comunicaciones está produciendo, pues explica porque la línea del E-Learning ya no sirve, pues solo cumple con ser digital y móvil, pero falla en las siguientes cuatro.


Las características de aprender conectados con otros y en franca interacción, en una línea de estudios diseñada personalmente y no en la forma de opción genérica que existe en la actualidad, la posibilidad de que el alumno pueda hacer sus aportes creativos, cosa que hoy es casi imposible, y abierto al mundo, compartido y accesible posteriormente, hacen que el mundo de esta industria educacional, amerite una transformación mayor.

Quizás lo que más me impresionó es saber de la universidad Western Governors University, de la costa oeste de EEUU, que no dicta cursos de ningún tipo, sino que solo toma pruebas y certifica a personas que se hayan formado donde sea, incluso en su experiencia laboral.

Si a esto le agregamos las certificaciones que empresas como Microsoft, Oracle, Rehat, etc., que ya tienen un elevadísimo prestigio, no hay nada que obligue a contratar los servicios de las actuales universidades, salvo que muevan su oferta a formatos más en los signos de los tiempos.
Y la opción que los profesores como este, David Wiley, firmen sus propios certificados, este artículo adquiere mucho sentido.

Pienso, como dice el autor, que esto les pegará a muchas universidades desde el costado, pues viven convencidas que la tradición y marca de las instituciones en que trabajan no podrán ser afectadas por las veleidades de los tiempos.

Veremos y te invito a ver el video.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada